Reacciones

Hoy en la tarde este blog ha sido víctima de un ataque retórico de pésimo gusto: Un anónimo se ha dedicado a insultarme con situaciones inocurridas y con calificativos sexuales con sentido peyorativo. Han sido 312 palabras y 1708 caracteres de mal gusto. La evidencia está por aquí, por allá y por acá. Juzguen ustedes: No hay ningún argumento de por medio, sólo calumnias, injurias, etc.

No sé quien hizo esto y mucho menos sus intenciones, pero hay un hecho claro: Fue uno de mis compañeros de colegio, esos por los que me preocupo tanto por ayudar y reconocerles la calidez con la que me han recibido. Tal vez sea por envidia. O por locura. El asunto es que la forma y el fondo dan risa. Y no sólo por la redacción, sino también por el contenido. Como sea, los años de educación del individuo que escribió eso se podrían contar con los dedos de la pata de un canino. Y la virilidad del hombre, por su tendencia a escribir anónimamente, se podría medir sin necesidad de unidades de medida, pues el resultado, úsese lo que se use y con las ecuaciones que se deseen, siempre será el mismo: nulidad, inexistencia...

De cualquier manera, el objetivo de publicar esto no es mostrarme como una víctima o responderle con una retahíla de mala métrica al que me insultó, pues el hecho como tal es tan intrascendente para mí como es para el mundo la existencia de bacterias en todo lo que tocamos. Publico esto porque me ha generado un par de reflexiones: i) Qué debo hacer? Por mis profundas convicciones sobre la libertad de expresión, debería dejar estos comentarios allí, flagrantes e indignos. Pero, al mismo tiempo, tengo unas ganas insaciables de borrarlos por más que pequeñeces de estética, pues el contenido y la forma del mismo es, por lo menos, agobiante.  ii) Porqué me hacen esto? Me inclino por el lado de la envidia de algunos. O por la hipocresía. El asunto es que yo he tratado de dar lo mejor de mí para la comunidad que me rodea. En gran parte eso ha sido retribuido de manera asimétrica, recibiendo yo muchos más beneficios de los que otorgo al entorno. Pero que exista gente con esas ideas y que  tenga la necesidad de expresarlas así, me parece no sólo penoso para ellos, sino también preocupante, pues puedo tener cerca a personas que no son convenientes. Y iii) el anacronismo en el que vive el insultante, pues actualmente que a uno le digan marica/gay/polilla o cualquier término semejante no es un insulto. Ha perdido, en muchas ocasiones, el sentido peyorativo. Incluso, ahora es usado como el ambientador de conversaciones de algunos jóvenes santafereños.

Update: He decidido un par de cosas relativas a este asunto: i) No voy a borrar las palabras feas que me escribieron. Tal vez sea un romanticismo estúpido, pero creo que hay que mantener eso por el respeto a la libertad de expresión. Y también, sobretodo -debo confesarlo-, para que mi respuesta -es decir, esta- tenga un sustento verdadero y el novato que la lea sepa porqué escribí lo que escribí. ii) Ahora todos los comentarios deberán ser aprobados para ser publicados. Espero no tener sesgos ideológicos. Sólo estéticos.

4 comentarios:

Atrabilioso dijo...

¡Hombre! Eso hay que borrarlo y no permitir que el blog sea convertido en una cloaca. Ahí no hay libertad de expresión sino un inmenso deseo de sabotear su trabajo. La gente hace uso de la libertad de expresión cuando está o no de acuerdo con usted o cuando exponen argumentos.

Muchas veces he padecido situaciones similares y hasta peores, y he tenido que tomar medidas temporales como el filtro de moderación de comentarios. Esa herramienta le permite publicar todos los comentarios, positivos o negativos, pero excluir al personaje que fastidia su blog.

Un abrazo solidario.

Luis Felipe Jaramillo dijo...

Atrabilioso,


Muchas gracias por el consejo. A veces pienso que toca volverse un libertario pragmático y hacer lo que toca.

Saludos,

Luis Felipe

Ibetoo-chan dijo...

Yo ya dije, uno siente hasta indignacion cuando lee esas cosas, no sé quien haya sido, pero siento que le odio por que estoy segura de que tu no tienes esas inclinaciones (calumniadores!)
Tienes todo mi apoyo Luis >=( y no le prestes atencion a los ignorantes, nisiquiera merece que le dediques una entrada.
Besos
Ibethcita

Luis Felipe Jaramillo dijo...

Ibetoo-chan:

Por favor evitemos las confianzas inexistentes. Y gracias por reiterar su apoyo.