Lectura Comentada

A mi me apasiona leer. Me gusta tanto como salir a caminar en el altiplano después de ver llover y respirar un aire que siente muy puro. Pero es evidente que a la gran mayoría de mis coterráneos no: Las cifras de libros leídos por año por persona en Colombia son cada vez más bajos y en niveles latinoamericanos, como diría mi profesor de filosofía, dan risa.
Aquí Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo, toca el tema. No tengo mucho que decir porque estoy totalmente de acuerdo con él. Me gustaría enlazar el estudio que se menciona en esa columna, que está acá y copiar la última conclusión del mismo:

  • Greater academic, professional, and civic benefits associated with high levels of leisure reading and reading comprehension.
A mí me parece que herramientas como se asocian muchos mejores salarios con la gente que más lee pueden ser mucho más efectivas a la hora de incentivar la lectura que tienes que leer!, no ves que eso te sirve?. Finalmente, hay que entender que muchas veces a los jovenes no les interesa el conocimiento y ponerse a obligarlos a que quieran conocer cosas es perder el tiempo. Se puede seducirlos usando argumentos que trasciendan en temas que verdaderamente les importen como por ejemplo, mejores salarios (la obsesión material no es ajena a nosotros, así la juventud predique, en general, principios proletarios) o placer (aunque es bien difícil de quitar el estigma de que leer por placer es sólo para ratones de biblioteca.).