Colombia: Vamos por mal camino.

Estos días han sido movidos para mí porque he viajado a un par de lugares de Colombia.
Uno en plan de vacaciones y veraneo, y el otro en plan académico, y bueno, también de veraneo. Ambos son sitios muy distintos (que no voy a decir cuales son) por variados motivos: su composición económica, la personalidad de su gente, su nivel de desarrollo en general, etc... En fin: sitios distintos en planes distintos y con gente distinta.

Y todo era normal (y bastante anti-político), hasta que en una charla informal con un familiar (y en el otro lado con otra persona menos cercana), me dí cuenta de esa admiración casi mesiánica que muchas personas le tienen al Presidente Uribe: Y con razón, aunque en temas como el empleo están levemente estancados, ahora pueden respirar tranquilos y tener muchas más libertades que antes, en épocas donde el terror fue el dueño y señor de una gran cantidad de país. Entonces, intrigado por saber más de sus opiniones (porque son prototipo de su región y no les faltan detalles para hablar de los demás), les pregunté si apoyarían un tercer período para el Presidente Uribe. Y la respuesta fué más que contundente: Sí, tiene nuestros dos votos (padre y madre) y en el 2010 el de Mateo (que en 2008 va a ser mayor de edad) . Ese tipo no se puede reemplazar: Ha sido el único que nos ha dado garantías para vivir contentos.
De ahí en adelante no hice nada más que seguir charlando de cosas de todos los días: el calor, la familia, etc... para no herir susceptibilidades ni ponerme a discutir en discusiones interminables y sin sentido.
'
Y bueno, ya en las tierras más frías del altiplano, me puse a analizar lo que había escuchado en esos viajes y concluí que el pueblo colombiano i) ha retrocedido en democracia, ii) ha avanzado en ver permisivamente el autoritarismo, iii) está dispuesto a poner en riesgo la calidad de las instituciones en el largo plazo en medio de necesidades de mediano plazo.

Y me parece, todos son graves. Pero me parece, que para el futuro, el más grave es el iii, porque según Douglass C. North, en su libro Para entender el proceso de cambio económico (que parece un óvalo: vueltas y vueltas), un aspecto clave para que el crecimiento económico tenga lugar, es tener buenas instituciones democráticas y legales. Y como vamos, no creo que esas instituciones de North tengan mucho caso.

2 comentarios:

Carlos dijo...

No creo que haya habido un debilitamiento de las instituciones sino que simplemente la gente esta muy contenta con Uribe y quisiera reelegirlo. Lo veo mas como un problema cultural("encontramos al lider fuerte que buscabamos y vamos a darle mas y mas poder") y no institucional, porque no se han alterado significativamente las reglas de juego, la separación de poderes,etc.

Luis Felipe Jaramillo dijo...

Carlos:

Yo creo que sí puede deteriorar las instituciones seriamente (sobretodo la III Reelección). A eso me refería. Pero de todas maneras comparto tu visión del problema cultural: Encontramos a alguien "que es bueno" (énfasis en las comillas) y buscamos perpetuarlo por siempre.