Sin título....

Hoy no estoy inspirado (lo he estado alguna vez??) para ponerle un título a este post. Me han cortado las venas y mi cerebro está un poco indignado por algo que he leído hoy.
Al texto que me refiero, es al Editorial de la Revista Arcadia, que lastimosamente no tiene sitio en internet. Se titula "Las palabras", y habla, sobre el drama de los secuestrados y, como dice su título, las palabras (de ellos, que no sirven, que se han convertido en armas, etc...).
El Editorial, en general, me pareció bueno, un análisis en general de lo que los secuestrados han venido a ser. Pero, el final me enfermó. Este es:

  • "Las (palabras) de Íngrid, en el fondo de su riguroso silencio, son las únicas palabras que importan. Son palabras sagradas. Y son sus palabras las únicas que deben guiar las decisiones del Estado".
En sí, lo que me pareció más "malo", fue la última frase: El Estado no se puede poner al servicio de unas pocas personas a costa del interés general de los colombianos, así sea por traumas humanitarios tan graves como los que hemos visto. Es muy parecido a decir, que hay que dejar con impuestos 0% a las multinacionales (o a los cafeteros, floricultores, etc...) porque generan mucho empleo. Pueden existir otras maneras de buscar la liberación de los secuestrados. Y al fín, un arrodillamiento, una claudicación ante los intereses de unos pocos, solo puede llevar a la multiplicación de más secuestrados. Y de todas maneras, así existiera tal, las FARC no estarían muy dispuestas a liberar a los rehenes: Son lo único que impide el paso firme de la Seguridad Democrática.

PD: No sé porqué me puse a leer Arcadia. Mi mamá me la sugirió. En fin, no es para mí el típico plan preferido de Alberto Casas, William Ospina y mi mamá de ir a una cafetería a tomarse un capuccino con esa revista en la mano. Pueden imaginarme con una coca-cola, jeans y camiseta en un centro comercial leyendo The Economist o Business Week.

1 comentario:

juan farncisco muñoz dijo...

hola luis felipe

Creo que es maravilloso que tu mamá sea más de "izquierda" o de caracter más "humanista" que tu. Me parece un complemento ideal para tu formación. Si no estas deacuerdo con lo que ella lee, es bueno que por lo menos lo conozcas. Por ejemplo, William Ospina es un escritor admirable, aunque sus ideas políticas nos parezcan desafortunadas. Pero no estoy deacuerdo con una idea que dejas entrever, y es la del beneficio de la "seguridad democràtica". No niego que hay seguridad en las carreteras, y que solo eso ya es una razón de peso para valorar algunos resultados. Pero no me convence el que esa sea realmente una política democrática. No parece claro el panorama colombiano que garantice la caida de las mafias, de los grupos violentos y del crimen organizado. Y peor aun, la relación entre po`´iticos uribistas y delincuentes en las regiones es más preocupante que nunca. No creo que medidas militares coyunturales puedan frenar el embate de los corruptos y de los violentos que también cargan con las banderas del uribismo. Solo aquí en el cauca quedó de gobernador uno de los peores mafiosos, que curiosamente es de los más uribistas que hay.